La vivienda contemporánea pide de espacios flexibles que se adapten a las nuevas necesidades y gestionen la redistribución de espacios con un equipamiento funcional, decorativo y al uso de las tecnologías.

Esta tiene que reflejar la relación de las personas que la habitan con el espacio; donde cada elemento encuentra su lugar gracias a una atenta organización tanto de los interiores, como de los exteriores.

RESIDENCIAL